Jesús A. Manzaneque

I.E.S. "Isabel Martínez Buendía" - Pedro Muñoz, Ciudad Real, Castilla-La Mancha, España.

sábado, 14 de marzo de 2009

Evolución del ser humano - Australopithecus


AUSTRALOPITHECUS

Sabana africana desde hace unos 4 millones de años

Los Australopitecos son especies de pequeño tamaño corporal, con una capacidad craneal ligeramente superior a la de los chimpancés, bípedos, pero que conservan algunos rasgos primitivos en sus extremidades, como las proporciones entre sus miembros o las falanges más o menos curvas, recuerdo de la braquiación de sus antepasados.

Se han encontrado a un lado y otro del lago Turkana (Kenia) fósiles de una especie de homínido que vivió allí entre hace 4,2 m.a. y hace 3,9 m.a., y que ha sido bautizada como Australopithecus anamensis.

Se trata de un homínido también muy primitivo, pero presenta molares más anchos y con esmaltes más gruesos, lo que es indicativo de que tenía que masticar vegetales más consistentes que las tiernas frutas, brotes y hojas que formaban el sustento de su antepasado el Ardipithecus ramidus, como los vegetales subterráneos o los granos que se encuentran en ambientes secos, por lo que cabe pensar que ocupaba un hábitat forestal abierto, una sabana más o menos arbolada y con cursos de agua, más aclarado que la selva lluviosa en la que vivía el Ardipithecus ramidus. Además, la asociación de fósiles de la que forman parte sugiere este tipo de ambiente.

El siguiente millón de años (entre hace 4 y 3 m.a.) corresponde a una especie también esteafricana (Etiopía y Tanzania), denominada Australopithecus afarensis. De esta especie se tiene un registro fósil razonablemente completo, que incluye, entre otras muchas piezas, gran parte del esqueleto de una hembra adulta, mundialmente conocida por el apodo de Lucy. Su postura era perfectamente bípeda, de muy pequeña estatura (en torno a 105 cm y 27 kg de peso). La cabeza de Lucy tendría un aspecto superficialmente parecido a la de un chimpancé, y aunque caminaba erguida sus piernas eran cortas comparadas con los brazos. Los machos eran más grandes, con 135 cm de altura y 45 kg de peso.

Pero es que además de huesos tenemos el asombroso conjunto de huellas que dejaron tres individuos, hace tres millones y medio de años, al caminar por la llanura de Laetoli (Tanzania), no lejos del famoso parque nacional del Serengeti. En el yacimiento de Laetoli también se han encontrado fósiles de Australopithecus afarensis, lo que permite identificar a estos homínidos como los productores de los rastros.

El siguiente miembro del género austalopitecus es el Australopithecus africanus, que es la especie tipo de género Australopithecus, se encuentra en tres cuevas africanas (Makapansgat, Sterkfontein y Taung) en depósitos datados entre hace unos 3 m.a. y hace algo menos de 2,5 millones de años.

Los rasgos distintivos de nuestra especie son un cerebro muy desarrollado en volumen, una capacidad única para fabricar instrumentos variados en muy diversos materiales, un lenguaje articulado, una infancia prolongada, que supone un largo período de aprendizaje, y un caminar bípedo. Las características de gran volumen cerebral, crecimiento lento y capacidad para utilizar o adaptar objetos naturales como instrumentos, también se encuentran en nuestros más próximos parientes los chimpancés, gorilas y orangutanes. Por supuesto que en un grado muy inferior de desarrollo, pero comparativamente mayor que en los demás animales. Estos rasgos, más la capacidad para el lenguaje, pueden agruparse bajo la etiqueta de algo que entendemos intuitivamente, pero es imposible de definir o medir, y llamamos inteligencia o psiquismo. La locomoción es otra cosa, y desde Darwin la ciencia se pregunta si la expansión del psiquismo precedió a la postura erguida, si fue al revés, o si ambas características evolucionaron a la vez. Qué es lo mismo que preguntarse cuál fue el impulso inicial de nuestra historia evolutiva, o, en otras palabras, qué nos hizo humanos.

La respuesta la encontramos en el Australopithecus afarensis, que es un homínido muy antiguo que, sin embargo, conocemos razonablemente bien. Esta especie era bípeda, pero por lo que sabemos, ni su tamaño cerebral, ni sus capacidades para transmitir información por medio de sonidos, ni sus instrumentos, irían mucho más allá de lo que se encuentra hoy en día entre los chimpancés. Aún habría de transcurrir mucho tiempo hasta que encontremos todas nuestras señas de identidad reunidas, aunque algunas todavía incompletas, en el Homo ergaster.

Las primeras herramientas de piedra, muy toscas, tienen 2,5 m.a. y proceden del territorio Afar en Etiopía. No se ha encontrado ningún homínido fósil asociado a ellas, pero en un yacimiento no muy alejado han aparecido restos de una nueva especie de homínido de edad similar, bautizado en 1999 como Australopithecus garhi. Es posible que este homínido, aunque todavía un australopiteco (con cerebro pequeño y grandes muelas), fuera el primer tallador de la piedra, ya que han aparecido cerca huesos de herbívoros con señales de haber sido descarnados y fracturados para obtener el tuétano.

Diapositiva de Australopithecus

Diapositiva de Australopithecus

Vídeo de Australopithecus





6 comentarios:

  1. no se en cuentra lo que querenmos

    ResponderEliminar
  2. ahii no encuentro lo que quiero esto solo me sirvio un poquitito no mas pero quiero algo con mas informacion del australopithecus...que es para el cole

    ResponderEliminar
  3. rayos que esta bien dificil esta tarea de bologia mier## chee...

    ResponderEliminar
  4. que nadie opina sobre eso lo del australophitecus ahs que horror de tarea nos dio esta profe mieeeerdaaa cheee.....

    ResponderEliminar

Puedes hacer uso de este material de elaboración propia libremente, aunque si quieres también puedes

Geografía, Historia y Arte en Facebook

Geografía, Historia y Arte en Twitter

Geografía, Historia y Arte en Google+

Mis apuntes de historia del arte v2.0

Mis apuntes de historia del arte v1.0

Más del autor

Búsquedas en mis sitios

Búsquedas en Internet

Entradas populares